URBANIDAD DEL CIUDADANO DIGITAL

Redacción Tienda Bandera /// Foto Bandera Online /// Cod: 01.18


Todos estamos de acuerdo en que almorzar con gente que se pega de la pantalla del celular es un fastidio. Hay que darle vigencia a la urbanidad de Carreño y a los buenos modales, la sociedad no funciona sin reglas claras de comportamiento y en la web hay muchos comportamientos intolerables y pocas normas para regirlos. En un sondeo hecho entre 40.000 personas por la guía de restaurantes Zagat, el 60 por ciento de los encuestados señaló que enviar mensajes de texto, contestar llamadas y revisar el correo en la mesa es descortés. Hay quienes piensan que un anfitrión debería confiscar un teléfono si lo escucha timbrar, si siente una vibración o ve a alguno de sus invitados hablando por el móvil. Por otro lado están quienes piensan que los celulares, en lugar de entorpecer una conversación, podrían enriquecerla. Muchas discusiones quedan aclaradas antes de convertirse en un problema cuando alguien saca su smartphone con una respuesta en Google. Discusiones que en otras épocas habrían tomado toda la tarde y hoy se resuelven en un minuto. Establecer una etiqueta virtual es complejo porque cada red tiene usos particularidades, así que acá hay una lista de comportamientos insoportables que es mejor evitarle al prójimo como un comienzo para reinventar la urbanidad en la vida del ciudadano digital.


Ser demasiado social es insoportable


Comentarios como "me gusta el color azul", "qué bonito está el día", "me voy de compras", "estoy en el carro", "tengo sueño", "me muero por un chocolate" casi el 40 por ciento de los trinos en Twitter son de este estilo. También aplican los mensajes personales, que se pueden y deben enviar por el correo, pero que no falta quién decide publicarlos en el muro para que todos los vean. Etiquetar en fotos de eventos familiares o privados a personas que no participaron en esos eventos a modo de publicidad. Promover los escritos personales en el muro de los amigos, lo que genera una situación muy incómoda que hace sentir al prójimo como un guache, un cascarrabias o un creído si las elimina. Publicar en Facebook 200 fotos de las últimas vacaciones. Enviar spam, cadenas y chistes de forma masiva. La lista puede ir aumentando a gusto personal.


Mala ortografía


Un buen ejemplo es el trino de la cantante mexicana Paulina Rubio, quien escribió hace unos meses "chicos, quiero confesarles con mucha ilucion (...) que van hacer tíos!!!". Hay errores de mecanografía, pero los de ortografía son molestos. El texto por escrito es de cierta forma una expresión que tiene implícito el mensaje de la educación del autor, la mala ortografía es un mensaje de su falta de educación.


El ciudadano interesante


Ser el individuo misterioso que quiere llamar la atención publicando en su estado mensajes como "si no es ahora cuándo", "...creyó que yo era inmune...", "qué día", con el fin de que sus amigos le pregunten qué fue lo que le pasó. Etiquetar a sus amigos en esos mensajes resulta tan desagradable para el etiquetado como para los que ven el mensaje.


Nadie gusta de la cobardía


Vivir con comportamiento Stalker en el anonimato para insultar y criticar a otros. Chismosear páginas de los amigos sin dejar rastro y 'googlear' a alguien es completamente descortés. Cuando quieres saber algo de alguien deberías tener el valor de preguntarlo de forma frontal. Si la pregunta genera incomodidad como para poder hacerla es porque tampoco deberías tener esa información.


Sensibilidad exagerada


Dejar de seguir a alguien solo porque esa persona lo dejó de seguir a usted. Hacerse una idea de la personalidad de sus amigos por las cosas que publica. Sentir que todo lo que sus amigos publican son mensajes ocultos que van dirigidos únicamente a usted. Vivir publicando mensajes de autoflagelación. La tendencia a hacer pública la plenitud y la autorrealización o recibir abrazos muy fuertes y apretados de desconocidos. Disculparse por un trino débil o un blog soso, tener publicaciones, mails y comunicaciones en general en las que se vuelve plantilla la palabra perdón deja una sensación de debilidad insostenible.


Tacaño


Personas que llaman y cuelgan para que sea el destinatario quien llame de vuelta y pague con sus minutos. Colgarse de los datos del prójimo. Vivir pidiendo contraseñas de WiFi. La lista es tan larga como descortés. La urbanidad se convierte más en un concepto que debe vivir adaptándose y reinventándose con la nueva realidad digital que de ahora en adelanta cambiarán casi a diario.



Redacción Tienda Bandera /// Foto Bandera Online /// Cod: 01.18

Contenido Creado en www.tiendabandera.com


Si encuentras un error en este Website, por favor infórmanos para corregirlo aquí