Identifica a una persona pseudo-inteligente

4 cosas que las personas verdaderamente inteligentes nunca hacen


Discurso-Corporativo-en-ambiente-de-Empresa
Identificar una persona Pseudo-inteligente

Las personales genuinas y profundas con jefes de empresas multimillonarias son personas agresivamente inteligentes, que hacen sentir pequeño a cualquiera solo con su presencia. De estas personas se puede aprender que cuando una persona se siente extremadamente inteligente y no tiene logros para respaldar su ego, incluso cuando todas las pruebas muestran que no son tan inteligentes, logran encontrar una razón por la que el mundo está equivocado y ellos tienen razón. Es posible identificarlos por 4 cosas que las personas verdaderamente inteligentes nunca hacen:


1. No piensan demasiado: al contrario, prueban las cosas con brutal inmediatez.


Un rasgo distintivo de las personas muy inteligentes es la humildad. La inteligencia es un subproducto de la experiencia y el conocimiento, y las personas inteligentes son dolorosamente conscientes de las cosas que no saben o no pueden hacer. Pensar demasiado es solo un estado de ego inflado. Crees que puedes "pensar" una respuesta a tu problema. Consideras que eres lo suficientemente inteligente como para resolver un problema solo en tu cabeza. Eso no es lo que hace la gente inteligente. Por el contrario, adoptan un conjunto de todas las cosas que no saben. Las personas inteligentes saben que las respuestas a sus problemas no se pueden encontrar en su cabeza. Lo que hacen es tomar medidas inmediatas. Firmarán contratos por impulso y los cortarán con la misma brutalidad. Si encuentran algo interesante, dedicarán el 140% de su energía a eso solo y luego lo dejarán tan pronto como se den cuenta de que no funcionó. Puede identificar a una persona pseudo inteligente: pregúntele qué ha hecho realmente para lograr sus objetivos. Si comienzan a justificar su inacción, se trata de un pseudo intelectual.


2. No hablan trivialidades: Por el contrario, lidera con honestidad y franqueza al límite.


Otra cosa que se destaca de las personas agresivamente inteligentes es su franqueza y honestidad. Las personas verdaderamente inteligentes valoran su tiempo y el de los demás. Es por eso que rara vez oirás a una persona inteligente hablar sobre sus vacaciones durante 30 minutos. No es que no disfruten de ser amables, o que no sepan cómo ser agradables.

Solo aprecian el ser directos. Si te confunde e insulta su franqueza, de seguro ya saben que probablemente solo estás tratando de parecer inteligente.


3. No necesitan una razón sofisticada para actuar: por el contrario, a menudo actúan por impulso.


Las personas inteligentes a veces actúan de manera infantil, pero no confunden su libre albedrío con la falta de objetivo. Explican sus acciones con razones aparentemente arbitrarias como "porque me gusta" o "simplemente se siente bien", lo que puede hacerte pensar que no saben lo que están haciendo. Las personas verdaderamente inteligentes siempre saben lo que están haciendo. La inteligencia es más que solo intelecto. La inteligencia también se trata de confiar en tus emociones. Las personas inteligentes aprenden a confiar en sus señales internas en combinación con información externa.

Las personas pseudo-inteligentes, al contrario, generalmente tendrán una razón "súper" inteligente por la que están haciendo lo que sea que estén haciendo. Hablarán sobre mercados, industrias, noticias y las últimas investigaciones. Intentarán convencerle de que el mundo entero está detrás de ellos en su decisión. Y luego se sentarán sobre sus traseros durante 2 meses sin actuar mucho.


4. No secuestran las conversaciones: escuchan más de lo que hablan.


Otro sello distintivo de las personas muy inteligentes es que rara vez son la pieza central de la conversación. Rara vez los oirás dominar a alguien, a menos que tengan una razón para hacerlo. En parte, se debe a que las personas verdaderamente inteligentes se dan cuenta de lo inútiles que son la mayoría de las conversaciones. Después de años de prueba y error, llegan a descubrir que sus palabras rara vez conducen a un resultado tangible. En cambio, se enfocan en acciones.


Otra razón es que saben escuchar. Las personas agresivamente inteligentes han tenido muchísimas otras personas agresivamente inteligentes que les han contado cosas sobre la vida y los negocios. Para hacer eso, han aprendido a ser buenos oyentes. También es una cuestión de ego. Si sabe que puede vencer a alguien en una discusión, ¿por qué no dejarle hablar? ¿Cuál es el punto de demostrar lo que ya sabe y gastar toneladas de energía en el proceso? Siempre que escuche a alguien dominar una conversación, tenga cuidado, lo más probable es que se trate de un pseudo intelectual.


Redacción Tienda Bandera/// Foto librería gratuita /// Cod: 08.21


Contenido Creado en www.tiendabandera.com


Si encuentras un error en este Website, por favor infórmanos para corregirlo aquí